Por: Marcela Guillibrand, directora Ejecutiva de Red de Organizaciones de Voluntariados de Chile
Fuente: basepublica.org

A una semana de que asumiera el nuevo gobierno, reconocidas organizaciones de la sociedad civil se juntarán esta semana en Base Pública. Allí enfocarán los lineamientos en materia de incidencia y participación a partir de las respuestas que recibieron del ex gobierno tras la entrega del informe hecho por el Consejo Nacional de Participación Ciudadana en enero de 2017. Marcela Guillibrand, una de las integrantes del consejo y propulsora de una nueva plataforma que busca impulsar las prioridades ciudadanas, habla de algunos de las medidas presentadas y de los desafíos que vienen.

Entrevista · 15/03/2018

“La sociedad chilena reclama cambios en el ejercicio democrático y una parte importante de esos cambios se relaciona con la demanda por mayor y mejor participación”, decía el 13 de enero de 2017 el sociólogo e investigador Gonzalo Delamaza cuando le entregó a la entonces presidenta Bachelet el informe final del Consejo de Participación Ciudadana y Fortalecimiento de la Sociedad Civil que él presidía. Durante doce intensos meses de trabajo, personas de distintas ONGs, corporaciones, fundaciones y académicos se reunieron con el objetivo de entregar propuestas claras para fortalecer la participación ciudadana. Marcela Guillibrand, directora Ejecutiva de Red de Organizaciones de Voluntariados de Chile, fue una de las 22 integrantes de este consejo que se reunieron con más de 1.300 dirigentes sociales, sesionó 16 veces y recibió cerca de 70 organizaciones civiles de todo el país. Hace menos de un mes la Comisión interministerial de Participación Ciudadana del gobierno saliente entregó al consejo una síntesis de los avances y propuestas basadas sobre ese informe. “Creo que hubo voluntad de avance de la subsecretaría que tomó el tema, pero el avance fue insuficiente y a destiempo, además de necesitarse que muchos actores claves se involucren en los cambios propuestos”, dice Marcela.

Mientras esperaban estas respuestas, organizaciones como Acción, Ciudadano Inteligente, Poder Ciudadano, Chile Cosoc,  Cos y Red de Voluntarios de Chile crearon a mediados de 2017 la Plataforma de Participación donde han trabajado en relación a los intereses recogidos desde la ciudadanía. Ya con la propuesta del ex gobierno en mano,  este jueves 22 de marzo se reunirán en un taller en Base Pública para debatir sobre las propuestas ya entregadas y establecer prioridades desde la sociedad civil de cara al inicio del nuevo mandato del Presidente Sebastián Piñera.

¿Cuál es el principal desafío para el gobierno nuevo y para la sociedad civil este 2018?

Creo que el mayor desafío es mantener la relación de trabajo conjunto, manteniendo las autonomías, pero no partir de cero, sino que reconocer el trabajo realizado y mejorarlo con el involucramiento de nuevos actores.

Una de las cosas que se piden es la creación de una nueva institucionalidad de participación ciudadana que garantice el derecho a la participación ciudadana a través de un Consejo Nacional de Participación. ¿Cómo debiera funcionar éste?

Primeramente, debería ser elegido de manera democrática, entregando la posibilidad de participación a todas aquellas organizaciones de la sociedad civil, que deseen participar de este proceso, procurando que distintos sectores pudieran participar tanto en la convocatoria de posibles consejeros o consejeras y de participar en las elecciones de dicho Consejo. Idealmente, esta institucionalidad debería estar alojada en una institución de gobierno. Debería ser una corporación autónoma de derecho público, con personalidad jurídica, patrimonio propio y representación regional.

¿En qué instancias es trascendental poner el foco en la participación?

En un país como el nuestro, que desea caminar hacia el desarrollo multidimensional, la participación ciudadana debería ser un eje fundamental para la toma de decisiones en distintos ámbitos y con distintos mecanismos de participación. En cuanto a las intervenciones territoriales, una comunidad debería tener siempre el derecho y la institucionalidad correspondiente, para decidir qué proyectos afectan a su comunidad en todas las dimensiones, por ejemplo, con proyectos que afectan el medio ambiente, los recursos naturales o a las comunidades, especialmente, a aquellas que han sido postergadas por un modelo de desarrollo extractivista.

¿Qué tan caro sale para el Estado una participación ciudadana más activa? ¿Ha sido eso una piedra de tope?

Efectivamente, una participación incidente tiene una inversión desde el Estado, pero también un compromiso con diferentes estándares desde la Sociedad Civil Organizada.

 

cita marcela

 

 REFERENCIAS Y  MÉTRICAS

¿En qué país ustedes dirían que la participación ciudadana a través de su institucionalidad es un referente a seguir?

Principalmente, conocemos el caso de Suiza donde las agendas son marcadas por los intereses y compromiso de la ciudadanía, donde existe una institucionalidad que acompaña estos procesos.  También sabemos de experiencias en California, en Europa del Norte es conocido el caso de  Noruega.  Existen algunas experiencias también en algunas autonomías de España con el funcionamiento de leyes autonómicas. En América del Sur, sabemos de excelentes leyes, pero que lamentablemente no son vinculantes, como los casos de las asociadas al voluntariado, en Perú y Colombia.

¿Y a nivel local, hay ejemplos en Chile en municipios u otros organismos en que funcione bien la participación ciudadana?

Sabemos de experiencias positivas  en el Ministerio de Energía, Defensa, Justicia e INE,  donde sus consejos (COSOCS) y espacios de participación funcionan según lo instaurado en la ley y existe voluntad y recursos para su funcionamiento. Lo mismo pasa en comunas como Ñuñoa, Santiago, Pudahuel y Conchalí, donde los consejos de la sociedad civil están activados y funcionando.

¿Por qué es importante un índice de Participación Ciudadana como el que proponen en el informe?

Un Índice de Participación Ciudadana, evalúa los niveles y motivaciones de la misma, sus características, las razones de participación o no participación en distintos aspectos. Esta generación de conocimiento, es un aporte a la construcción de futuras políticas públicas y propuestas legislativas.

También proponen un registro de personas jurídicas sin fines de lucro: ¿cómo apoyaría este catastro a las organizaciones regionales?

Al ser parte de un registro, las organizaciones se visibilizan, no necesariamente se reconocen, pero siendo parte de estos espacios tienen oportunidad de ser sujeto de inversión desde el Estado o la empresa privada, por ejemplo, participar en fondos concursables, aunque no sea la mejor manera de relación respecto a la sustentabilidad económica de las OSC. Que es la principal razón de muchas organizaciones de formalizarse jurídicamente.

Lo más importante: ¿cómo lograr pasar de la participación a la incidencia?

Pasar de la participación a la incidencia requiere de una madurez como país de todos los sectores, partiendo por los cambios constitucionales, en el entendido que la participación ciudadana es un derecho humano. Todas y todos, tenemos el derecho a participar de las decisiones que se toman respecto a nuestra sociedad, entorno, comunidad. Ahora, como pasar de esta participación a la incidencia, requiere de varios componentes, como reconocer el aporte que realizan las organizaciones a la sociedad, fortalecerlas y permitirles subsistir en un sistema más amigable; recuperar espacios además relacionados con la educación. Podemos tener un sistema de primer mundo en cuanto a leyes, políticas, etc., pero si estas no bajan a lo/as ciudadano/as, difícilmente, se incorporarán en sus decisiones y/o participación diaria.

¿Cree que es posible lograr que se concreten estas propuestas y no quede sólo en el papel, de qué dependerá?

 Claro que creo que es posible; sé que es un camino largo, que se necesita no solo de voluntades políticas, sino cambios estructurales, inversión y concientización de la opinión pública. De todos y todas, depende que la participación ciudadana tome el lugar que le corresponde.