Autor: Efraín Moraga La Tercera.com/pulso
La organización y fortalecimiento del núcleo social de las urbes es clave para lograr su desarrollo e impulsar la instauración de una mejor calidad de vida en estos espacios. El desarrollo del concepto “iniciativa popular de ley”, además de establecer mecanismos de participación vinculante y fomentar la cooperación, están entre las principales estrategias que se debieran adoptar para avanzar en este tema.

23 de MAYO del 2018/SANTIAGO Bajas temperaturas se hicieron sentir esta mañana en el centro de Santiago, convirtiéndose en la mañana mas fría del año con una mínima de 3ºC (LT PULSO)

FOTO:FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

En la ciudad interactúan tres grandes actores: el gobierno, los privados y la sociedad civil. Esta última ha cobrado gran importancia en años recientes, debido a que su empoderamiento ha logrado impulsar proyectos que buscan mejorar la calidad de vida en la ciudad. Establecer mecanismos de participación vinculante, impulsar la organización y el desarrollo del concepto de “iniciativa popular de ley”, están entre las claves para seguir avanzando en ese sentido.

“Que la gente se organice para participar es fundamental para el éxito de la ciudad. Hay que pensar que proyectos emblemáticos de nuestras urbes han dependido de esa capacidad de coordinación, sean sectores populares, de clase media o acomodada. Es el debate que ellos producen, lo que hace avanzar a los núcleos urbanos”, explica Genaro Cuadros, director del Laboratorio Ciudad y Territorio de la Universidad Diego Portales (UDP).

Un ejemplo de esto es el cambio que se produjo en los últimos años respecto al uso de la bicicleta. “Hoy se ve una demanda creciente por transporte y movilidad en este medio. Además, se nota el resultado de la inversión en infraestructura de ciclovías. Sobre todo, cada vez que un municipio libera alguna calle durante los fines de semana para convertir esos espacios en grandes ciclorecreovías”, dice Cuadros.

Iniciativa popular de ley

Los expertos señalan que es clave que el gobierno permita los espacios para que se produzca este tipo de participación. “En Chile no existe el concepto de iniciativa popular de ley, aunque sí en otras partes del mundo. Esta permite que los ciudadanos que se organizan o que tienen alguna demanda específica, puedan promover ante el Parlamento y el gobierno una legislación. En este país no existe el canal para realizar algo así. Es decir, acá sólo puede proponer leyes el Ejecutivo y el Parlamento. Ese es un gran desafío”, destaca Cuadros.

Cabe destacar que en septiembre de 2011 se ingresó un proyecto de ley que instaura el concepto de “Iniciativa Ciudadana de Ley”, el que hasta la fecha se encuentra en trámite.

Los expertos señalan que un cambio de este tipo permitiría mayores instancias de diálogo y participación, algo que es necesario en la ciudad. “Es muy importante que quienes habitan los núcleos urbanos participen, opinen y decidan sobre lo que ellos quieren”, afirma Alfredo Rodríguez, académico de Sur Corporación de Estudios Sociales y Educación.

De cara al impulso de la participación ciudadana en materia urbana, es clave la vinculación. “Muchas veces se hacen consultas, pero al final la decisión no queda en quienes debieran hacerse cargo de esto. En los planos reguladores sí hay una participación, pero es sólo consultiva. Es decir, son los técnicos o las autoridades quienes tienen la última palabra”, afirma Rodríguez.

De esta manera, se marca el escenario para que se establezca un nuevo paradigma en la toma de decisiones en las ciudades. “La sociedad civil está empoderada, tanto en participación como en términos de cultura urbana y conservación del patrimonio. Hoy existe esa conciencia”, destaca Margarita Greene, investigadora principal del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus).

Aunque aún quedan materias por resolver y seguir impulsando. “Me gustaría que hubiera una sociedad civil más activa en términos de proponer proyectos relevantes. En general, lo que hacen es reaccionar frente a iniciativas particulares”, reflexiona Greene.