Fuente: Fundación Colunga - https://www.fundacioncolunga.org

9 de Abril, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

“En ColungaHUB hay mucha disposición de las organizaciones para construir en conjunto y eso es un plus para la sociedad civil”

 

¿Cómo llegaste a la sociedad civil?

Llegué a la sociedad civil organizada porque en la época de la universidad fui voluntaria en la región de la Araucanía, estudié traducción en la Universidad Católica en Temuco, y mi primer acercamiento fue a través de temas medioambientales, en Greenpeace Chile. Ahí estuve trabajando como voluntaria durante muchos años y me hice cargo de un par de proyectos internacionales. En ese entonces conocí a la Red de Voluntarios de Chile, porque Greenpeace Chile era parte de la red.

Estaba ahí cuando del Hogar de Cristo me llamaron para trabajar en la coordinación nacional de voluntariado. Fue una escuela porque aprendí mucho.

Luego volví a Greenpeace, pero esta vez en la organización Internacional, y estuve viviendo en México a cargo de la coordinación nacional del voluntariado ahí. Luego me fui a Europa a crear proyectos de voluntariado como independiente en distintos lados, especialmente en Alemania y Turquía. Cuando volví a Chile seguí con asesorías con Greenpeace Internacional y desde el gobierno me llamaron para apoyar en el Programa Nacional del Voluntariado, en el primer período de la presidenta Michelle Bachelet. Volví al Hogar de Cristo y cuando decidí volver al ámbito freelance me llamaron de la Red de Voluntarios para estar en la dirección ejecutiva y estoy ahí desde el año 2012.

¿En qué está trabajando la Red de Voluntarios actualmente?

Hoy estamos abocados a fortalecer internamente nuestra red. Nuestro objetivo siempre ha sido poder fortalecer organizacionalmente aquellas agrupaciones, colectivos, fundaciones y corporaciones que incorporan voluntariado permanente (al menos tres meses dentro de su organización), y las necesidades de estas organizaciones siempre son múltiples. Nosotros nos hacemos cargo de estas necesidades a través de escuelas de formación para las OSC, y también en escuelas abiertas a la comunidad, con alguna temática contingente y que nos parezca de utilidad para la sociedad civil en general. Estamos trabajando estas dos líneas, en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, porque consideramos que el rol del voluntariado finalmente recae en la responsabilidad de los ciudadanos y las ciudadanas.

¿Qué desafíos tienen para este 2018?

Tenemos un desafío con la incidencia, que tiene que ver con mover una política relacionada con el voluntariado. Hay una propuesta de ley de voluntariado en la Cámara de Diputados que pasó a segundo trámite constitucional, que no es una ley que a nosotros nos acomode del todo, pero al menos pone la primera intención de poder promover y fomentar el voluntariado en nuestro país en ausencia de espacios públicos que lo hagan.

Un desafío interno que tenemos es poder rearticularnos a nivel nacional. En marzo nos reunimos con representantes de todo Chile para partir el año viendo qué se está dando en otras regiones con el voluntariado y ver cómo se está potenciando eso, para ampliarnos y volver a ser una red nacional. Actualmente somos 138 organizaciones en seis redes regionales.

¿Cómo ha sido su experiencia en ColungaHUB?

Nosotros estamos desde el verano de 2015 en ColungaHUB, América Solidaria nos invitó. En nuestra red había varias organizaciones que estaban en ColungaHUB como VE Global, Trascender, Fundación Pro Bono, entre otras, y en esa época nos pareció interesante estar en un espacio donde podíamos escuchar qué estaba pasando con las otras organizaciones de la sociedad civil. Lo otro que nos pareció atractivo fue el espacio, que nos ofrecía buenos lugares para reuniones, para convocatorias masivas.

Al principio fue la localidad, la infraestructura, la posibilidad de entrar a una red nueva, pero a casi tres años de esa incorporación yo creo que hay un valor agregado en ColungaHUB, porque hemos estado más presentes, estamos en un espacio de cowork, por lo tanto estamos todo el tiempo escuchando lo que pasa en otras temáticas y eso también a nosotros nos da un cable a tierra, porque trabajamos muy desde segundo piso, trabajamos con los coordinadores, delegados y directores ejecutivos, no estamos en el terreno de las organizaciones propiamente tal. Al escuchar a otras organizaciones que trabajan con voluntarios nos hace volver a tener la sensibilidad y empatía de porqué es necesario el voluntariado.

Sabemos que en ColungaHUB tienen la intención de generar sinergias en algunos temas. Hay mucha disposición de las organizaciones para construir en conjunto y eso es un plus para la sociedad civil.