El Pulso - Hub Sustentabilidad

Fundación Trascender, United Way Chile, Hogar de Cristo y Techo Chile, son algunas de las decenas de entidades de ayuda social que están comenzando a recibir una nutrida demanda por parte de las empresas, que cada vez más busca realizar acciones de voluntariado entre sus empleados, dentro de sus plantes de desarrollo y sustentabilidad.

29 noviembre, 2017

Escrito por: Daniel Fajardo Cabello

Hace 10 años, alguien que participaba de un trabajo de ayuda a un sector específico, llegaba a contar entusiasmado su experiencia a su oficina. Pero eso está cambiando. Hoy son las mismas empresas quienes organizan actividades de voluntariado corporativo. Ahora, los trabajadores llegan a su casa a contar las tareas de ayuda que hicieron en su jornada laboral.

Este nuevo paradigma está modificando absolutamente la forma en que se concibe el voluntariado en Chile. Las compañías están demandando acciones de este tipo y van a buscarlos a una especie de marketplace de organizaciones sociales, fundaciones y corporaciones que enfocan la ayuda en planes específicos.

Marcela Guillibrand, coordinadora de la Red de Voluntarios de Chile, dice que en el último tiempo ha habido un gran aumento en el requerimiento de las compañías. “Muchas empresas, necesitan crear planes de desarrollo en el marco de sus objetivos de sustentabilidad y han visto en el voluntariado corporativo un excelente camino para lograrlo. Lo interesante es que existen muchas entidades dedicadas al voluntariado que ya tienen armado lo que se necesita”.

Trabajo con sentido

Según la última Encuesta Nacional de Voluntariado, realizada por la Fundación Trascender y GFK Adimark (2015), sólo un 12% de la población del país realiza acciones de este tipo, cifra que se ha mantenido más o menos estable desde 2009. La buena noticia es que el 70% de los encuestados, cree que el trabajo de altruismo es mucho mejor que donar dinero.

Y Justamente, esto es lo que están aprovechando entidades como Techo Chile, Fundación Trascender, Hogar de Cristo o United Way, transformándose en una especie de proveedores de servicios voluntarios para las compañías, que -de alguna forma- tercerizan los proyectos en ellos. “Efectivamente se ve un cambio en el sector corporativo. Y no sólo viene de las áreas de sustentabilidad o de personal. Son los mismos empleados quienes están presionando para que a nivel de su organización se realicen actividades voluntarias”, dice Vicente Gerlach, director ejecutivo de Fundación Trascender, y agrega: “Incluso, este tipo de actividades está sirviendo para reforzar el trabajo en equipo y la cohesión de los colaboradores”.

No cualquier tipo de voluntariado funciona igual para todas las empresas. Según Alejandra Fuenzalida, directora ejecutiva de United Way Chile, “la principal tendencia apunta por acciones más específicas en función del expertise que tiene la organización. Pero siempre manteniendo el compromiso social que conlleva. Y es en función de esto, que cada empresa puede concretar un aporte mucho mayor a la comunidad que interviene”, dice Fuenzalida.

Un ejemplo de esto es Walmart, que a partir de mediados de 2015 han desarrollado su voluntariado en base a tres focos: “Apoyar al desarrollo de la comunidad de la que formamos parte, reforzar la cultura de servicio que caracteriza a nuestros colaboradores y sumar al objetivo de llegar a ser la mejor empresa para trabajar. Esto, entendiendo que los colaboradores hoy buscan un trabajo que tenga sentido”, dice Stefanie Pope, subgerente de sustentabilidad y RSE de Walmart.

Actualmente trabajan con United Way, Hogar de Cristo, Techo Chile y Refugio de Cristo, donde han participado más de 1.350 colaboradores en 2017, destinando más de 5.000 horas laborales a acciones solidarias.

En el caso de Entel, van aún más allá. La iniciativa “Tengo una idea”, busca que sean los propios colaboradores de la empresa los que generen proyectos sustentables con las comunidades con las que se relacionan. Cada colaborador postula para realizar su proyecto con montos de hasta $1.500.000.- para ejecutarlo, y a $2.000.000 en el caso de los proyectos que unen a más personas de la empresa. Hasta la fecha, se han beneficiado más de 350.000 personas y se han realizado 146 proyectos. “El gran cambio es que, efectivamente, los colaboradores de las empresas están sintiendo que el voluntariado ya no es algo que hagan el fin de semana o en sus horas extras. Sino, durante su jornada laboral. Es parte de su trabajo”, comenta Gerlach.